Despedí el infame 2009 (no tan infame pues los meses de octubre y noviembre se pusieron interesantes) con mi familia. Pero en esta ocasión en lugar de ir en busca de mi amigo Malbec (really! yo no sé porque Kany García insiste en otro amigo si el vino es el mejor!) decidí despedir el 2009 con mi 9. Sí, mi 9, porque si no me equivoco les había dicho que mi amigo Malbec era un 8 dentro del paladar de mis predilectos; Chianti Classico Riserva de Castello Banfi es simplemente espectacular.

Conocí al señor Chianti Classico Riserva cuando laboraba en el Ristorante Tuscany del Hotel Marriott de Isla Verde. Este singular vinillo era el vino tinto “de la casa” y el mismo era muy aclamado entre los comensales. El ChCR proviene de la región Chianti entre Siena y Florencia con titulillo de vino aristócratico toscano. Lamentablemente viene a parar al paladar de esta plebeya, que nunca ha pisado Italia pero tiene el sueño de algún día visitar Tuscany, Italia (a lo “Under de Tuscan Sun” de Diane Lane).

Una cosa les confieso, haber trabajado en un restaurante “fine-dining” italiano termina por educar el paladar de uno. Entre ensaladas caprese, tiramisús, vinos italianos, buena mesa y excelentes meseros una termina por aprender aunque sea un poco de la cocina italiana, sus suculentos platillos, sus seductores vinos y pecaminosos postres. Pues como les contaba, el susodicho puede ser encontrado reposando corcho arriba en los estantes de Walmart por un precio módico de $25.00 y creánme, los vale!

Este vinillo tiene un sabor muy balanceado; vainilla, cocoa y especias, es un fino acompañamiento con asados de carnes rojas, pastas y quesos. Es por esta razón que decidí acompañarlo con prosciutto y queso feta sumergido en aceite de oliva con especias. Y de esto les tengo que hablar también. A ver, a educar ese paladar que yo no les voy a beber el resto de vuestros días sin que usted se meta en este asunto.

Si sale a comprar la botellita de Chianti Classico Riserva (ya les dije que la encuentran en Walmart a $25.00), camine unos cuantos metros más (y sin preocupación y con aires de que usted sabe) diríjase a la sección de deli y entre los inumerables quesos que allí encontrará compre un paquetito de queso feta que viene en aceite de oliva y especias. Le aseguro (y a estas alturas usted ya debería confiar en mí ¿verdad Tonka?) que no se arrepentirá de la selección. Si quiere comprar prosciutto es adicional. En lo que a mi respecta, la combinación de queso, jamón y vino me recuerda a cuando comencé a buscar “sites” interesantes en Internet y uno de ellos se llamaba “jamón y vino”; donde usted ponía el vino y ellos sendo “jamón”.

“Eme, eme aquí…” me dijo la botella de Malbec, que por cierto en Walmart no llega ni a $9 y es excelente. Y lloró más lágrimas que cuando la sirvo en mi copa cuando la ignoré y le dije que esta noche de Despedida me iba con Chianti. La Malbec se ofendió, lloró desconsoladamente, pero al final entendió que para ocasiones tan significativas como la Despedida de un año fructífero (un poco traidor en el amor) YO ME MERECIA algo un poco más “upscale”.

Aquí les presento mi humilde platito (de Crate & Barrel no se crean www.crateandbarrel) de prosciutto y queso feta que me acompañó en la Despedidad de 2009 y recibió el 2010.

Stay thirsty (and hungry) my friends!

Jess!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s