Por esos rumbos de la vida llegué hasta el Rincón que No Conoces. Y les voy a ser tan bella como tan franca; el servicio no me mata. Si no fuera porque la comida peruana me gusta hace rato los hubiese hincado con la misma estrella que hinqué al Inka!! Quien ha tomado la Clase de Manejo Seguro de Alimentos conmigo sabe que cuando llego al capítulo de manejo seguro de Bufets y Salad Bars les digo el mismo cuento: Si yo veo un restaurante que me dice bufet todo el día, doy media vuelta y no entro.

Mi amiga Elsie me había contado del bufet de los domingos, pero como ya ustedes saben “comer para creer” no fue hasta este pasado domingo que me aventuré a ir hasta allí e irreverentemente ordenar del bufet. OHDios! La línea fría del bufet comenzó con una ensalada verde, que adrede ignoré (porque para lechuga y tomate en casa me sobran), pero morí “wild” como decía aquel llamativo personaje cuando vi tres de mis platillo favoritos: Papas a la Huancaína, Ostras con Pico de Gallo y Causa Limeña. Cómo les cuento para que salgan corriendo, las Papas a la Huancaína son papas amarillas hervidas con una salsa picantita y cremosa de color amarillo que obtiene su peculiar color del ají amarillo. Se sirven frías y como aperitivo abre el apetito hasta del más inapetente. La Causa Limeña es nada más y nada menos que papas amarillas majadas con una mezcla de limón, cebolla y chile y aceite que bien puede estar rellena de atún o pollo. EXQUISITA!

Le sigue el turno unas ostras (que no sé si llegaron en lotes o en pailas!) y ceviche (el favorito de Elsie) y en la línea caliente un arroz verde que sabe espectacular. Continúa el menú con tallarines acompañados de pollo o churrasco (divino) y arroces oriental-peruano y oriental (??) [se los vendo tal y como me lo vendió el chef]. Por último un suculento Pescado a lo Macho (por el que mi marido literalmente MUERE!) y dos sopitas: una crema de ají amarillo y pollo y un seco de res. Todo esto bien acompañadito de un vinito blanco, suave y refrescante para no perder la línea.

Ahora bien, como les digo; el “staff” es muy amable, sonriente y condescendiente una vez que usted logra captar su atención. Y no es que yo sea imposible es que a mi me gusta que toda la atención sea para mi. Por eso se paga! Este recorrido del bufet (auspiciado por un paladar no tan exigente) culmina con un cargo de no más de $25 que considero están muy bien. Así que a buscar el sitio ese que usted no conoce, que le acabo de presentar, que tal vez después lo conozca le pueda agradar y como le dije a sentarse calladito en la mesa y tal vez, solo tal vez, alguien se de cuenta que usted llegó CON HAMBRE!!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s