¿Que más necesita un restaurante que tiene buen ambiente, excelente comida, un servicio excepcional y una “gran” vistan al mar?  Dejemos esa pregunta en tres puntos suspensivos … se las respondo al final y no les va a gustar (you are in for a hell of ride, yes YOU!).

Este es el primer año que mis hijos no me levantan para verlos abrir los regalos. Claro como ya están “grandes” pueden hacerlo ellos solos. La más pequeña tiene 5 (y parece de 8), levanta a su hermano, bajan las escaleras a galope y abren sus regalos sin decirle una sola palabra a mamá ni a papá. A las 8:30 de la mañana bajo soñolienta las escaleras y en el piso encuentro papel de regalo hecho pedazos, cajas de zapatos en la sala, ropa en el sofá y los regalos en una esquina. :)La Nella me dice (y en inglés no se lo pierdan): “Mom, come see, los camellos did a mess!” Y yo pensando, “yeah, and I guess I have to clean it up!”

Nos fuimos de paseo y luego de varias lllamadas a par de restaurancitos que queríamos intentar (pero no contestaron) a mi hijo se le ocurrió la loca idea de visitar “La Vista” en el Hotel Marriott, Condado. Como les cuento, no mejor no les hago ese cuento. Me dio gusto volver allí, eso es todo. La Vista pasó por una serie de remodelaciones, tanto estructural como operacionalmente. Me enteré que hasta la confección de un nuevo menú requirió de un viaje a Nueva York y visitas a varios restaurantes que luego se transformaron en reuniones de “estado”, secreteo y carpeteo de platillos que llevarán la etiqueta de “we are gonna blow your mind”. Pero nada de eso captó mi atención. Lo que sí captó mi atención fue los pocos clientes que allí habían.

6 de enero de 2005. Me levanté a las 5 de la mañana y saqué a mis hijos de su placentero sueño. Casi arrastrándolos con sus ojeras, sus sábanas todavía tibias, lagañita en los ojitos aún peleando con el sueño. Pero para mí era cruelmente importante verlos abrir sus regalos antes de las 6 de la mañana; a esa hora entraba. El desayuno en “La Vista” era fastidiosamente infernal; de 300 a 400 “covers” en una bella mañana. Mientras el puertorriqueño promedio empleado de gobierno (que tantos días libres disfruta y tanto se queja) lo pasa en su casa en familia los hoteleros lo trabajamos (de mi diario personal). As a matter of fact, se trabaja hasta el amanezca el 31, se abre el 1ro. Víspera y Reyes es el mismo cuento y todos los días “in between” transcurren diseñando menú, promociones, solicitando aprobaciones de la alta “gerencia” hasta para mover las mesas de sitio. En fin, se pasa Reyes con la “otra” familia; los meseros.

“La Vista” tiene una gente, 100% puertorriqueños comprometidos con su trabajo, sacrifican sus días festivos para servir a un escaso público. Tres (sí 3) “covers” ¿en una noche? ¡Por el amor de Dios! Sacrificar su tiempo de familia por atender 15 ó 20 clientes es digno de admirar, pero 3 es ridículo. ¿Entonces qué le falta a la “gran” vista? ¡CLIENTES!

Diana me quitó mi plato. ¿Se imaginan? Me lo quitó. Me entretuve hablando con Josué y mi comida se enfrió. ¿Creen ustedes que Diana me iba a dejar comer mi comida fría? NO. Me lo quitó y me trajo comida servida a la mesa caliente del buffet. :)La Nella solo probó un bocado de su arroz con gandules. El instinto maternal de Diana kicked in; “le voy a ordenar unos chicken fingers, if that’s ok with you.” Porque ese es otro problema de nosotros los hoteleros, el Spanglish es la manera puertorriqueña más genuina de hacerle ver a los clientes que podemos con ambos mundos. La sugerencia (orden) de Diana había que acatarla, ¿y porque no? ella es madre de dos hermosas adolescentes, ¿quién soy yo para impedirle que le busque gustos a mi hija?

Now back to you. You wanna know what’s wrong with that restaurant? YOU is what’s wrong with that restaurant. You think you are God? You say you are God. Now I understand why you casted me away from heaven. Was I evil? Did I challenged your Kingdom? Yes, I sure did. All that is missing from such a nice place are Clients. Clients won’t go there unless they trust you. Middle management and staff can’t and won’t vouch for you. (de mi nuevo diario personal cibernético).

I believe is time for YOU to fly!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

2 responses »

  1. Some genuinely good and beneficial info on this web site, besides I believe the style contains great capabilities.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s