¡Ay Señor! Sé que prometí un post al día y ando retrasada como por diez. Pero entiendan que tengo varias páginas, mútiples tópicos de los cuales escribir, ni se diga de los “request”; los que me piden un tema en particular, tres hijos, una casa de dos plantas donde solo se puede vivir en la primera porque la segunda es tierra de nadie, un negocio propio, un “home-office” (mental note-necesito una asistente), clases de baile de los chicos, me “dropié” de las de yoga (tengo que volver), let’s put a pin on that though y volver a ese tema más tarde, una perra, en fin…ni las comas me sirven… -sigh-

Ya entienden porque no vale la pena tener 4 “sites” y andar por ahí dando copy y paste, y mucho menos tratando de copiar mi estilo ni mi voz. Se los digo: “find your own voice”….escribir no es fácil mi pana.

Yo proveo un servicio y es el de educar. La clase de manejo seguro de alimentos es un curso de 8 horas. No se si ustedes saben pero el nivel de atención de un adulto promedio es de aproximadamente 15 a 20 minutos (debatible según estudios). Ahora bien, si es una clase de 8 horas y de cada 20 minutos mis estudiantes se van de shut-down mental el reto está en mantenerlos despiertos, atentos y que absorban algo del material. ¡Que reto!

Un modelo de aprendizaje interactivo, ahí está el detalle. Es el que utilizo para poder impartir el curso y de paso asegurarme que la información provista sea entendida y sobre todo asimilada. Podría entrar en términos pedagógicos para explicar esto pero que va….hoy es sábado, no estamos para eso. El lunes tal vez. Mejor se los explico a lo puertorriqueño. Adjunto les incluyo varias técnicas “patentizadas” de impartir esta clase (ya saben no se copien, se los sigo recordando -find your own voice).

Fact: Las Enfermedades Transmitidas por Alimentos son responsables de 76 millones de enfermedades y 5,000 muertes al año. Estas estadísticas son recopidas por el Departamento de Salud de los Estados Unidos y provienen de enfermedades reportadas y diagnósticadas en centros hospitalarios.

En Puerto Rico: El Departamento de Salud de PR no provee estadísticas concretas sobre las Enfermedades Transmitidas por Alimentos; al menos el reserach que yo he hecho no me ha conducido a números verificables. ¿Ocurren Enfermedades Transmitidas por Alimentos en PR? Suponemos que sí. ¿Cómo recalcarles a los participantes sobre la importancia de manipular los alimentos de manera segura para evitar que se contaminen con microoganismos causantes de dichas enfermedades? Sencillo…hacerlos reir.

El Truco: Guavate (actual script)

El Puertorriqueño está acostumbrado a hacer demasiados desarreglos en su dieta. Va a Guavate, come morcillas, come del lechón que lleva horas expuesto ante el smog de la carretera sazonado con la botellita de pique (con la costra en el cuello de la botella). Llega a su casa, se siente mal, se automedica; bebe Peptobismol, Mylanta y Zantaz, está 3 días con vómitos y diarreas y al cuarto día se va a trabajar como si nada. La dieta del americano es más cuidadosa. Por esa razón cuando usted va a Guavate con un amigo suyo americano, usted come y  la pasa de show. ¡Su amigo americano come y se pone grave! El Puertorriqueño no va a un hospital a menos que se esté muriendo, y cuando por fin decide ir en emergencia lo despachan con un “eso es un virus de 24 horas, mucho descando y mucho líquido” y lo mandan para su casa. Ahí murieron las estadísticas.

Fact: Un termómetro de tallo bimetálico es el instrumento exacto para medir la temperatura de los alimentos. Para que sea preciso el mismo debe calibrarse todos los días.

En Puerto Rico: Los Chef llevan el termómetro en el bolsillito de su chef coat ¡de lujo! No lo usan y punto. Ellos saben a qué término se encuentra una carne tocándola con los dedos (Yuck!). ¿Saben a ciencia cierta a qué temperatura mueren los microorganismos patógenos? Claro que no…ellos no son termómetros humanos y su dedo índice no tienen un sensor.

El Truco: Tabla de Temperaturas Mínimas Internas de Cocción y pegarle el vellón a los chefs (sorry guys). Memorizar las temperaturas correctas para cada tipo de alimento puede ser tediosísimo. Pero es fácil; solo tienen que recordar una: 155 grados Farenheit. Las otras dos (ya que corren en incrementos de diez) solo hay que sumar o restar; si es la inferior se restan 10 -145 grados F y si es la superior se suman 10 -165 grados F. Si el alimento que van a cocinar tenía pico y alas se ha de cocinar mínimo a 165 grados F, si el alimento que se va a cocinar está molido se cocinará a 155 grados F y todo lo demás que no tenga pico y alas y no esté molido se cocinará a 145 grados F. Eso es todo; muerto el chicken se acabó el moquillo.

Fact: Los alimentos envasados al vacío o con empaques de oxígeno reducido o atmósfera modificada son propensos a que se propague en ellos la bacteria que causa botulismo. Cuando esta bacteria se encuentra dentro de una lata sellada se multiplica porque es anaeróbica (crece sin oxígeno).

En Puerto Rico: Los supermercados venden estas latas al 50% de descuento (los muy-muy) ¿es que acaso no saben que podrían causarle la muerte al cliente que las compra? Es preciso que recuerden esa bacteria. Así que para impregnarles en el cerebro tan importante palabrita no queda de otra que contarles del Botox.

El Truco: Botox. Lo que las mujeres se inyectan en la cara es el producto de la toxina botulínica. Esta provoca que los músculos se paralicen pero puede causar reacciones alérgicas. ¿Y de reacciones alérigas se muere la gente no? Pregúntenle al que es alérgico a los camarones qué le pasaría si se come uno. Entonces, para que inyectarse una bacteria en los músculos. Claro como las mujeres dicen “primero muerta que sencilla”, ¡se ven sonrientes aún cuando asisten a la funeraria a dar el pésame!

En fin. No hay mejor manera de hacerle entender a los estudiantes estos conceptos tan tediosos si no es por medio de la risa, remedio infalible. Pasar 8 horas hablando de bacterias, virus, parásitos, químicos , HACCP y MSDS no es fácil para nadie. Ni para ellos ni para mí, que me da un dolor de cabeza terrible y llego a casa que no me soporto incapaz de verbalizar ni tan siquiera un “déjenme en paz que no quiero hablar”.

Es cierto, me burlo de los chefs en la clase, casi-casi los abofeteo cuando no saben para que es la tuerca de calibración del termómetro bimetálico: “Sí eso se calibra, ¿cómo sabes que te está dando temperatura precisa si no lo calibras primero? Le pego el vellón hasta los inspectores de salud que tienen que tomar el curso y saben menos que un niño de quinto grado. Pero es que aquí en Puerto Rico cocinamos diferente a EU. Aquí en PR es otra cosa.

Y la gente me pregunta: “¿Tu comes afuera?” ¡Pues claro! Yo soy mortal, a mi me da hambre como al resto de los mortales, todo depende del humor que esté, si estoy de buenas se lo digo al restaurante de buenas: “Oye, ¿te comerías un hamburguer que yo escupiría? Pues no mastiques chicle mientras preparas el mío” o de malas: “Soy inspector de salud pero como no soy de este municipio voy a llamar al que te corresponde para que venga a hacerte una inspección ahora mismo.”

Si señores, el manejo seguro de los alimentos no es cosa de juego. Pero reirnos en el proceso de aprender no es cosa tan solo de niños. Los invito a mis clases en Mayaguez y Guayama. “Les aseguro su vida cambiará” jajajaja….get real eso no cambia vida si no actitudes. Les aseguro se reirán y disfrutarán….¡si no su dinero devuelto!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s