Nuevo Logo de JCP, ¿no les recuerda a una bonita bandera?

Anoche cuando llegué de Cabo Rojo, luego de un estupendo seminario de seguridad alimentaria, agotada pero satisfecha me detuve en el buzón de mi casa. En el mismo encontré un catálogo de JCP y les confieso ando enamorada…¡del catálogo! No es la ropa, ni la nueva estrategia de precios (aunque de eso les hablaré más tarde), sino de la nueva -no tan nueva- filosofía de servicio al cliente.

“Estamos replanteando y reinventando nuestra cultura, y si en el proceso nos damos cuenta de que hemos desarrollado malos hábitos en las últimas décadas, los dejaremos en el pasado. Simplemente vamos a tratar a las personas de la misma forma que nos gustaría que nos trataran. Justo y claro.”

¿No les parece genial? ¿Que una compañía con 110 años de historia como es JC Penney de dos pasos hacia atrás fuera del “big picture” y tome por la trompa al elefante blanco que está justo en el medio de la foto? EL CLIENTE y por ende EL SERVICIO AL CLIENTE ha sido, es y será el factor clave de toda empresa no importa la industria. El elefante blanco en medio de la tienda, que todos los empleados pretenden ignorar, que lo dejan rumiar entre los “racks” de ropa tratando de asistirse a sí mismo. El elefante al cual se le puso una maquinita vomita-precios para que pudiera verificar y sobre todo descifrar el precio correcto de esa falda con múltiples stickers blancos, rosas y amarillos. El elefante que se cansa de buscar una caja abierta entre 5 estratégicamente ubicadas en departamento donde nadie asiste a la caja registradora. ¿Tienen idea de cuánto vale instalar cada punto de ventas? ¡Para que nadie lo atienda!

Ese elefante blanco que todo el mundo ignora en medio de la habitación es el cliente. JCP quiere volver a los “basics” -tratar al cliente de manera justa y claramente. Transparencia.

“No forzaremos a nadie a saltar obstáculos para obtener buenos precios. No llenaremos de papel tu buzón de correos.  Ahora tendremos excelentes precios todos los días, y otros precios súper fabulosos que durarán todo un mes…”

¿Qué les parece? No tener que levantarse un dominguito a las 9am porque el especial es hasta las 10:30? No tener que correr a utilizar el cupón que vence hoy. No tener que competir con otras 50 personas apostadas frente a las puertas de un establecimiento para ver quien agarra la mejor oferta primero. Y es aquí donde les quiero hablar de la competencia de precios. Les confieso que llegué a preocuparme por precio más bajos que los míos. Aunque una parte de mi cerebro razonaba que estoy cobrando mi justo valor en tiempo, conocimiento y experiencia siempre el adagio de “the grass is greener on the other side” taladra la razón.

Así que comencé una campaña de mercadeo modesta para apaciguar la inquitud de mis clientes potenciales. Inquitud imaginaria porque hasta el sol de hoy ninguno me ha cuestionado mi precio. Comencé por un modesto: “el 99% de nuestros participantes han aprobado satisfactoriamente su certificación (de manejo seguro de alimentos)” y la diz-que-competencia lo copió a puño y cyber-letra plasmándolo en sus anuncios. Publiqué “mejoramos cualquier oferta” tomando en consideración que la diz-que-competencia cobra menos que yo. ¿Y que creen? la diz-que-competencia copió a puño y cyber-letra la misma estrategia de ventas. Publiqué “no es necesario depósito”, tomando en cuenta que la diz-que-competencia pedía un depósito a través de PayPal para seprarar espacio para sus talleres. Acertaron bien. Copió a puño y cyber-letra la misma estrategia contradiciendo todas sus previas estrategias de venta.

En resumen: que el 99% de sus participantes NO aprueban satisfactoriamente su certificación cuando los que han fracasado han optado por tomarla con Jess! Excellent Service Consulting. Que NO mejora ninguna oferta cuando su precio es ridículamente bajo dañando el mercado ya establecido y que NO acepta depósitos con un botón de PayPal pidiendo depósito. ¿Entonces?

Por la presente Proclamo:

Que tengo un solo precio establecido, y que el mismo puede llevarse ante una mesa de negociación entre el cliente y yo. Sin necesidad de terceros. Que el proceso de negociación ha de ser justo y claro y sobretodo; de persona a persona (con un cafecito de por medio para sellar el pacto).

Que no tengo que mejorar ninguna oferta de competencias o diz-que-competencias porque tan sólo un cliente me ha solicitado mejorar oferta comprobando estadísticamente que no es necesario para el éxito de mi negocio.

Que somos el negocio más sólido, fuerte y convincente en Puerto Rico para certificar a los empleados de la industria de alimentos y bebidas. Que gozamos del respaldo de grandes compañías y el apoyo incondicional de pequeños y medianos negocios.

Que nuestra reputación es intachable y nuestro deseo de convertir la cultura de servicio en Puerto Rico en una nueva cultura mejorada, más educada y más competitiva.

Finalmente JCP expone en su catálogo lo siguiente:

“Por que no nos interesa ser la tienda más grande ni la más ostentosa. Sólo queremos ser tu tienda favorita.”

Por lo tanto; entendemos en JESS! Excellent Service Consulting que ser la favorita no es sinónimo de contar con inumerables “Likes” en las redes sociales sino de ser creíbles y respetados por los 400+ que reconocen nuestra labora para con la industria y Puerto Rico.

¡Gracias JCP por su nueva filosofía!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

7 responses »

  1. Buenas tardes! No sé como rayos yo entré aquí, pero me intereso y decidí leer el mensaje completo. Yo soy mayagüezano de pura cepa. Nacido en el Barrio Dulces labios, capital de Mayagüez y a honra. Criado en Tras Talleres.

    Todo lo que se relacione con mi querido Puerto Rico me interesa.

    • Jess! says:

      Hola compueblano, aquí una mayaguezana de pura cepa. Nacida y criada en Alturas con muy buenas amistades de Dulces Labios y Trastalleres. ¡Bienvenido!

  2. Buen dia! En verdad disfruto mucho de tus articulos. Al mismo tiempo quer son educativos son divertidos, sobre todo por tu dualidad idiomatica. Yo tambien soy mayagüezano y siempre me ha gustado comer fuera de la casa. Ya yo tengo mis añitos y por eso recuerdo las famosas mixtas de las fondas de barrio. Y a pesar de que no existia tanta exigencia del departamento de salud las mismas siempre estaban limpias por lo menos la de mi barrio Tras Talleres. Cuando estoy en PR me gusta la guagüita que se para al lado de la Ricomini por la avenida Corazones, o de los difuntos como la llamabamos en mi casa. Sigue escribiendo que los haces muy bien. La guagüita sobre todo hace un bacalao con panas de respeto.

    • Jess! says:

      Nice tenerte de lector. La guaguita más querida en Mayaguez fue la de Cariño, de pinchos. Ya no opera. Han habido muchas y seguirán habiendo pero esa era memorable. Cariño y su sombrero de ala era impresionante. Por aquí seguiremos escribiendo. Bienvenido a mi mundo….eat, drink and serve others!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s