Ando por Macaroni Grill de Ponce…en espera de una cliente “histérica”, ya mismo les cuento. Pero una vez les conté de la esquina caliente en Macaroni Grill de Caguas. Ese espacio de confraternización de los meseros y meseras que se convierte en punto de encuentro para comentar el puntaje del juego de baloncesto entre otras cosas. En este de Ponce…son otros veinte pesos. El gerente es un joven que no alcanza los 30 años, se presenta con muy buena apariencia y a la cintura porta un radio en lugar de un celular. Lo que le permite estar en contacto con todos sus empleados claves, la hostess y la cocina. Curiosamente he de mencionar que de la amabilidad de la hostess al tratar a esta tempestad que entra por la puerta cargando con tereques impresiona como trata a su gerente: “Don Luis”. Su hablar denota respeto no tan solo por la autoridad de títulos gerente vs. hostess sino que denota un aprecio y un respeto digno de admirar.

Desde este lado de la barra la esquina caliente no es tan esquina. En este restaurante en particular quien lo diseñó tuvo la brillante idea o el error fortuito de colocar la estación de meseros justo en medio del restaurante….hummmmm….¿sabía lo que hacía o no? Allí no pueden permanecer mucho tiempo en el medio verificando en sus celulares el puntaje de los juegos de basket porque Don Luis se daría cuenta. Solo uno de los recién llegados bartenders verifica de cuando en vez su celular….tal vez espera noticias importantes como que lo admitieron en el otro trabajo.

En espera de mi cliente “histérica”, porque me llamó ayer para tomar el curso hoy de emergencia antes de que le denegaran participar de un festival en Las Marías y yo buenagente como soy le dije que sí de inmediato, tiempo me ha dado para escribir estas líneas. La próxima vez que ustedes mis amigos vayan a comer a un restaurante ubiquen la esquina caliente, fíjense y cuéntenme si allí se da ese “bonding” entre meseros y meseras mientas ustedes esperan que le traigan la cuenta….si es así les confieso….yo fui mesera también, a nosotros también nos dan ganas de chismosear…¡y punto!

El personal se muestra amigable, todos con un “buenas tardes” en la punta de la lengua. Son curiosamente jóvenes en su mayoría entre 20 y 25 años de edad. Sus uniformes se presentan pulcros, se ven acicalados pero aún así es divino verles en la mirada las particularidad de nuestra generación “Y”; celular en mano, vocabulario cotidiano. Tal vez debería ponerlos a prueba. Ya veremos…..

Pues sí, la “bartender”, que de hecho son dos “bartenders” féminas, jovencitas…sabe decir sin dificultad el método utilizado para preparar el especial del día; filete de chillo a la sartén con una salsa de ajo, mantequilla y limón. Al preguntarle si realmente es bueno responde sin reparos que sí, aunque señala que definitivamente te tiene que gustar el pescado para apreciar el platillo. Me pareció honesta su respuesta. Esto pinta bien.

Con toda la tranquilidad que amerita un martes en la tarde el restaurante se encuentra tranquilo. El ambiente invita a comer y comer despacio, con la intención de disfrutar el tiempo y el espacio. La música es “upbeat” nada de esos lamentos italianos que obligan halarte los cabellos, a comer a prisa para irte más rápido aún. En el aire se siente vibra de la buena, gente joven tratando de entender esta industria.

Y tuve la oportunidad de trabajar en un restaurante italiano. Tendrán que excusarme, comer de la mano de un chef oriundo de Tuscany, Italia malcria el gusto. De la mano de meseros con más de 10 años de experiencia en el establecimiento uno aprende a apreciar los vinos italianos, la comida italiana, el sazón italiano y sobre todo el ambiente familiar. Uno se mala acostumbra y termina por enamorarse de los platos, las salsas, las hierbas. Tan es así, la malcriadez que me ensañaron a mojar el pan no tan solo en aceite de oliva y pimienta, sino de la manera más sensible: aceite, pimienta y un disco de balsámico flotando en el aceite. Mojas la focaccia, dejas que absorba la fusión y saboreas la mezcla, seguida de un sorbo de vino blanco.

Que más le puedo decir a comer bueno y beber bueno y lo mejor de todo a tener un servcio de excelencia. Cheers!!!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s