En una reunión llevada a cabo en el año 1683, el poderoso ministro de finanzas francés Jean-Baptiste Colbert discutía con un grupo de empresarios cuáles aportaciones el gobierno de Francia podía hacer a favor de promover sus empresas. El portavoz del grupo de empresarios, M. Le Gendre respondió a la interrogante del ministro con un “Laissez-nous faire” (déjenos hacer).

La popular frase fue lanzada a la fama en 1750 cuando el intendente de comercio Vincent de Gournay promovía con ansias la remoción de restricciones en el comercioy la deregulación de la industria en Francia. Bajo el “laissez faire” capitalista no existirían agencias reguladoras que controlaran los alimentos que se venden en los restaurantes. Pero contrariamente, el gobierno sí juega un papel muy importante penalizando a aquellos establecimientos que vendieran alimentos que pudieran causarle daño a la salud pública.

Bajo estas dos observaciones podría aventurarme a pesar que detrás del nombre de Laissez Faire Cuisine Internacionale está una voz con una propuesta simple: “dejen al chef ser…”

La velada era para mi especial, dos de mis mejores amigas desde la infancia cumplían años. Así que Laissez Faire en mi natal Mayaguez era el lugar perfecto para celebrar entre niñas de escuela. Llegué antes que todas, y de “paracaídas” sin una reservación. Fui bien recibida y acomodada en una perfecta mesa para seis. El lugar es acogedor y dejó de ser tranquilo cuando el tropel de niñas de escuela saliendo a la hora de almuerzo se transformó en tres bellas poderosas mujeres dignas de respeto. La cuarta llegó al final. La sexta nunca llegó….

La cena estuvo realmente espectacular. Las niñas me permitieron ordenar para ellas y les encantaron los platos. Para mi un risotto de mariscos espléndido por demás. Una porción generosa a un precio excelente. Al menos yo que estoy acostumbrada a comer en los restaurantes de San Juan con una tribu de 5 y pagar $200.00 esta cena no llegó a $150.00.

Esa noche tocaba una banda de jazz muy buena que me complació tocando a las chicas el legendario cumpleaños felíz matizado por jazz. Y de paso tocaron una de mis canciones favoritas Jazz Music de De-Phazz.

Nos disfrutamos la noche, apesar de haberme quedado disgustada por pequeñeces con las cuales no iba a importunar a mis invitadas; como el plato roto, la falta de platos de aperitivos y tener que servirle yo misma la sangría a mis invitadas. El que el chef Christian Quiñones se haya personado a la mesa para saludar a una de mis invitadas compensa en algo las pequeñeces en el servicio que realmente hacen la diferencia.

A mis niñas bonitas Camille, Roxana, Rebeca, Ahira y la que nunca llegó Linda…las amo.

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s