En la foto: “la guaynabita” con las cumpleaneras, “las de la isla vienen conmigo”

Nota de la autora: Los acentos se los debo….

Hace poco tuve la oportunidad de darme una escapada a mi pueblo natal Mayaguez, que ahora los participantes de las redes sociales lo llaman Mayawest. Iba contentita a celebrar el cumpleanos de dos excepcionales mujeres; la Beba y la Roxy. Se oye muy “sanjuanero” los nicknames, pero en realidad sus nombres de “isla” son Camille y Roxana. Estas dos poderosas amazonas estudiaron conmigo desde “pampers” hasta las ligas mayores. Se casaron, timonearon un hogar, parieron y criaron a bellas crias y siendo tan hermosas e inteligentes, los muy-muy con los que se casaron decieron tomar otro rumbo. Enhorabuena-buenosparanada. Get the f*ck out!

Al party llegaron otras divas igual de poderosas, dos reinas, una de ellas felizmente casada y la otra en breve felizmente divorciada (enhorabuena! GTFO). La casada, que llego con su palomo, mientras departiamos en Laissez Faire tuvo el atrevimiento, la desfachatez de decirme que yo estaba echa una “guaynabita” y poco me falto para infartar y en el proceso del derrumbe cerebral abofetearla.

Mis ninas, que estan acostumbradas a criarse con una Jess de orilla, de Alturas, de “bartender” del Red Baron, de mesera del “Western Steak and Pizzas (later, and Mexican Food), de  la Hostos, de abofeteadora de hombres pasaitos de tragos vieron llegar a una chica del “area” ataviada de “losa”. Aun amando profundamente a la autora del comentario no me dejo de ofender; contra…soy yo, “la misma de ayer…” a lo Luis Miguel. Y gracias a Dios que la sexta integrante no llego porque me hubiera pegado el vellon. La Linda, mi mejor amiga desde segundo grado, por la cual mi ex-perra de la infancia llevaba su nombre en su honor, me hubiera “gufeado” cuando llegue con traje sexy, escote y “blower”. Me la imagino, la muy-muy me dijo: “no bebas cerveza, eso saca pipa, bebe whiskey” una noche en Salvatore, Cabo Rojo.

Para que vean que no les miento…aqui se demuestra lo de “islanderita”:

Imaginense una “guaynabita” en University Plaza, Mayaguez, PR!

Pues bien, el “guaynabita” que en realidad no fue esa palabra sino una peor (pago $20 a quien adivine cual fue), me hizo reflexionar. Si andando entre mis divas ellas han de verme diferente solo porque he desarrollado un sentido del paladar por otros platillos y espiritus tendre que despojarme de estos ropajes y volver a mi pueblo para darles a demostrar que sigo siendo yo, la misma, Jessica (el Jess! es de hace 3 anos para aca)….o tomarlas a todas y traermelas al “area” para que se den cuenta que para substistir en esta jungla de metal hay que “aguaynabarse” un poquito. Un chin.

Este pasado martes me monte en escena con un seminario de manejo de alimentos. Y les digo que me monte en escena porque para mi dar un seminario es un show. El que estuvo alli puede dar fe que me gozo lo que hago. Seria capaz de montar una iglesia y predicar a viva voz temperaturas de coccion todos los domingos. He tenido oportunidad de “agobiar” a los participantes de mis seminarios hablando incesantemente por 8 horas desde las gradas del fino hotel hasta las sillas del restaurante local mas atestado en fin de semana. Y en cada una de esas instancias la gente se ha impresionado de mi “isladeria”.

A mi amiga del alma…aqui esta tu “guaynabita”:

La noche antes del seminario me persone al restaurante donde se llevaria a cabo a acomodar el salon. Entre el tira y hala de sillas y mesas en el salon privado entraron 3 meseros, todos ofrecieron hacer el trabajo pero insisti en que no era necesario. Me place hacerlo sin molestar a la casa.

Horas antes de empezar el seminario una cliente me llama para preguntar como llegar -“Yari, buenos dias!” La cliente hace una pausa eterna, con la duda si marco bien el telefono. A carcajadas le explico que es normal que yo salude a todos mis clientes como si los conociera de toda la vida. Les he contado en otro post que tengo un serio problema con el “usted“. Y odio que me digan “usted”, el usted me queda grande!

Durante el seminario le pego el vellon a mis clientes (la mayor parte del tiempo a los chefs), hombre, que los hice madrugar, conducir a otro pueblo (el mas lejos venia de Arecibo), les obligo a sentarse y escucharme hablar por casi 8 horas, los aleje de sus vidas secuestrandolos un dia entero…lo menos que le debo yo a ellos es hacerles pasar un buen rato. Ellos son testigos del show…ademas ya quedaron debidamente advertidos que de lo contrario, si no disfrutan, tendran que irse a tomar el curso con el Servicio de Extension Agricola.

Durante el almuerzo, a pesar de tener a la bella Dona Hilda sirviendonos de mesera rauda y veloz, yo no me pude quedar sentada. Aun con el plato de comida frente a mi habia que levantarse y ayudar a servir. Aunque usted no lo crea….y no es de Ripley! Desde cubiertos, servilletas, llenarle el vaso a mis clientas hasta recoger platos al final del almuerzo. Aun puedo sostener tres platos en una mano, Jess!!! Hasta una de las clientas duena de otro restaurante se levanto a recoger platos! Pero claro ella no es de la “losa” sino de Gurabo, casi-casi “islanderita”.

Al final del curso ya cuadrando y pagando las cuentas claras que conservan clientes no quedo de otra que la sobremesa con los duenos del local. No sin antes recoger el salon de lo que quedo por aqui y por alla. Me quede con las ganas de devolver sillas y mesas segun el “floor plan” original pero ya a esa hora realmente la palabra agotada se quedaba chiquita. Aun asi, me sente a dar “consultoria” for-free a mis nuevos clientes. Aparentemente lo unico que no se agota es la voz, pues casi una hora mas de hablar (a estas alturas habian transcurrido 12 horas desde que abri la boca) me dio tiempo para indagar sobre las operaciones del restaurante.

Una verdadera “guaynabita” se hubiera adherido a su nine-to-five. Pero es que yo, de la “Isla”…mi pana, no la hace. Se que mi amiga me llamo asi de puro relajo pero si algun dia, por estar navegando en el “area” llegara yo a dejar de ser quien soy y me transformara grotescamente en una “guaynabita” me iria directamente a Mayawest para que mis “islanderitas” me quitaran esa enfermedad a bofetadas!

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

4 responses »

  1. Hola! Me gustó eso de Mayawest. It sounds good. Yo nunca podría dejar de ser magüezano. Amo demasiado a mi ciudad. Como siempre tu artículo muy interesante. Por cierto en que escuela superior estudiaste en Mayagüez?. Yo trabajé 25 años en la José de Diego y orgulloso d ello. Suerte.

  2. Jess! says:

    En la Hostos, pero adelante en verano en la de Diego

  3. Oh boy my friend, I really really need some training. Que es eso de guaynabita? Guaynabo? Well I guess I’m ill of the disease…pero cuando me fui no existia la enfermedad…o sera que i was oblivious? LMAO! I really need to get with the program…I have forgotten even the language.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s