“She’s got a wicked sense of humor, can’t believe what she says
She drinks Bacardi in the morning till it goes to her head
And all you want is just to hold her, but she don’t go for that
She has a hard time coming when she can’t hit back”

Así es señoras y señores, estos últimos meses han sido intensos; llenos de amenazas, gritos y halones de mechones de pelo (no los míos por supuesto). Se los he dicho, en PR no es fácil educar cuando son los componentes de la industria los primeros en poner “to-yos” en el camino. Y les digo “to-yos” porque así se refieren, a “todo yo”, “solo yo” y “nadie más que yo”. Salen a relucir los títulos, los grados académicos, los “yo conozco a fulano” y “mengano me conoce”. Pero se dieron con el “charger” de su plato, me los cargo y los cargo de la cocina a la mesa sin prisa y sin pausa.

Pero como dice mi madre costurera (vieja alumna de Carlota Alfaro): “para muestra un botón basta”, aquí le cocemos los botones a la camisa. Y de paso les digo una de mis frases favoritas: “I have the tendancy to wear my mind on my sleeve
I have a history of losing my shirt”….

Exhibit A:

La amenaza de un “man wearing uniform and bearing knives” luego de corregirle su menú por errores ortográficos:

Exhibit B

La amenaza del “so-called competitor” que ya hemos probado que es un “no-competitor” para que no nos atrevamos a publicar en nuestro blog lo que “de buena fe nos ofrece después de todo lo que le hemos hecho” (si claro porque soy yo quien envia propuesta de negocios con el nombre de otro :

Exhibit C:

Una llamada a las 8:42 minutos el día 9 de agosto de 2012 de una “experta” organizadora de eventos que demandaba a todo pulmón que quitara una foto de mi perfil en féisbuk. Ahora bien, esta es la parte interesante, déjenme contarles lo que pasó y cómo pasó….

En varias ocasiones he publicado en mi perfil el error cometido por otros sobre el orden correcto de colocar cubiertos. En este caso en particular he sido directa con alguien en particular que se hace llamar “consultor@ operacional de alimentos & bebidas” pero que sabe muy poco al respecto, para decirles más no consume alcohol, demás está decirles que llamarse consult@r de bebidas es una falacia. Nuestros asiduos lectores han sido testigos de cómo pretendemos corregir sus burradas. Tanto es así que llegamos a publicar el antes y después de su logo, cuando ya hemos dado por sentado de que influímos directamente en su pequeña cabeza hueca. La prueba:

El 9 de agosto del corriente mes publicamos otra foto con este logo y el logo de un evento gastronómico que previamente había sido señalado que tenía un error en la posición del cuchillo. El error se corrigió y bebimos para celebrar la corrección, pero aún así los cubiertos permanecieron al revés. Por tal razón volvimos a postear en nuestro perfil sobre el error ya corregido pero aún pecando de error al mantenerlos al revés. Ahora bien, lo que vino inmediatamente después de subir la foto a féisbuk es inconcevible (¿lo escribí bien?)….

Me encontraba en plena faena de estudiar con mis hijos sentada frente a la tele en mi humilde hogar. Mis hijos :)La Nella de 6 años y Jared de 13 se encontraban cómodamente sentados flanqueándome mi izquierda y mi derecha en el sofá. Es uno de esos momentos después de la cena familiar en la mesa cuando uno se arrellena entre dos seres de luz que emiten amor de hijos para disfrutar de su compañía cuando la tranquilidad del seno familiar se vio interrumpida por una llamada a las 8:42 de la noche de un número desconocido 787-763-0617. A través del auricular se escuchó una voz que mencionósu nombre con toda calma pero que fue en “crescendo” según soltaba por la boca sapos y culebras.

Lo poco que pude escuchar entre los gritos que resoplaban como demonio rociado con agua bendita era la exigencia de remover de mi perfil el logo del evento, la amenaza de ser confrontada con abogados y la injuria, desfachatez y humillación de ser reprendida mientras me encontraba en sana paz y convivencia con mis retoños por una histérica mujercita que no me dio la oportunidad de explicarle y hacerla entrar en razón. ¿Alquien pensó en una querella por alteración a la paz mientras leyó esto? Porque yo sí….¡co♫o!

Me salvé yo ahora…”ay que joderse” como diría mi madre. Mire’ mi pana, olvídense de la libre expresión, olvídense de la constitución, olvídese de la intimidad y el derecho a la felicidad. En PR si usted se atreve a abrir la boca para corregir y tratar de elevar los estándares de servicio en la industria de alimentos & bebidas se ha de encontrar con una serie de obstáculos por personas que se creen que son intocables. Cuando una mesera trata de decirle a un chef que eso no se escribe así, cuando una mesera trata de decirle a una coordinadora de eventos que ese logo está diseñado al revés, cuando una mesera que lleva años sirviendo platos y recogiendo mesas trata de decirle a otros cómo se deben hacer las cosas no es porque se crea superior sino porque quiere lo mejor para el PuertoRiqueño promedio que gasta su dinerito $$$ en eventos gastronómicos para degustar y conocer más sobre el pareo de lo que se come con lo que se bebe y mide quién se lo sirve.

So sorry for you my friends, es mi perfil, es mi fan page, escribo lo que quiero, lo que me de la gana, lo que me salga del forro (y aquí se me sale lo de islanderita), que a mí me enseñaron a dar de lo que tengo a enseñar a otros si sé de lo que hablo. Olvídense de que tengo un bachillerato y un título que evidencia que tengo una educación en servicio profesional, concéntrense en que tengo conocimiento para dar porque mientras trabajé de mesera ninguno de ustedes, ninguno, NINGUNO se ocupó en enseñarme cómo servirle mejor a mis clientes eso yo lo aprendí en el giro…sin la ayuda, sin el consejo, sin los gritos de ninguno de ustedes “profesionales”que solo saben abrir la boca para atacar con amenazas a alguien que quiere lo mejor para la industria y sobre todo para los clientes que disfrutan de esa industria.

¡Carajo! En sus lenguas quedo…..

About Jess!

Consultora de Operaciones de Alimentos y Bebidas. Catadora común y corriente de los placeres de la carne y los espíritus destilados y fermentados.Expertise en Servicio al Cliente...

One response »

  1. Ohhh my lord! Tienes toda la razón. Porque son “profesionales” se creen que uno tiene que venerarlos. Fuck them!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s